Conmutación


En Ralco Networks somos conscientes del crecimiento de las nuevas aplicaciones multimedia y de los servicios de red basados en Web. La red genera tráfico impredecible que puede provocar saturaciones y sobrecargas, y los cuellos de botella son críticos, especialmente para el tráfico multimedia de voz y vídeo en tiempo real.

Por todo ello, la red de conmutación LAN ha de evolucionar más allá del simple control de acceso al medio MAC para proporcionar servicios más avanzados y constituir un modelo de red escalable y multinivel. Hay que pensar en la necesidad de implementar servicios de conmutación que incluyan:

  • Segmentación en VLANs
  • Routing entre VLANs
  • Alta disponibilidad
  • Redundancia en niveles 2 y 3
  • Priorización de tráfico
  • Gestión del ancho de banda
  • Control de acceso
  • Balanceo de carga

lanimgLos conmutadores de Nivel 2 (Enlace de Datos) trabajan bien en entornos reducidos, pero no constituyen una solución adecuada para redes mayores, o redes troncales, especialmente cuando se pretende integrar aplicaciones multiservicio (voz, vídeo y datos) en las redes tradicionales.

Los requerimientos de las aplicaciones multimedia y de tiempo real (ancho de banda, tasa de pérdidas, retardo, jitter) son la principal cuestión a tener en cuenta a la hora de diseñar el backbone de una intranet corporativa.

En lo que afecta al Ancho de banda de los enlaces, conviene dimensionar correctamente la red a partir de una estructura jerárquica, empleando Gigabit o 10 Gigabit en los enlaces troncales y en los enlaces con servidores.

En lo referente a la conmutación, es imprescindible considerar el tráfico que van a soportar los switches puesto que su rendimiento puede verse afectado a medida que la red crece en términos de número de usuarios y de ancho de banda requerido por las aplicaciones.

La conmutación de Nivel 3 es la base de la red jerárquica, escalable y multinivel, aportando a la red LAN una inteligencia adicional que permite la interconexión de subredes (VLANs) al realizar funciones de routing, además de permitir diferenciación de tráfico a nivel de Red IP, tanto para distinguir a los usuarios de una misma subred, ofrecer calidad de servicio QoS, necesaria en las aplicaciones multimedia, o realizar filtrado de paquetes. En tan sólo unos años, está previsto que la mayoría de switches de las redes sean de Nivel 3.

Los switches de Nivel 4 analizan los paquetes hasta el Nivel de transporte, siendo capaces de diferenciar los tipos de aplicaciones según el puerto TCP/UDP y pudiendo aplicar técnicas de calidad de servicio para priorizar tráfico para aplicaciones como, por ejemplo, el comercio electrónico.

Para diferenciar servicios más allá del Nivel de transporte y del número de puerto TCP/UDP, es necesario emplear Conmutadores de Contenido o Content Switches. Se trata de conmutadores de Nivel 5-7, capaces de analizar el contenido de páginas Web, como URL’s y cookies, y que ofrecen las siguientes capacidades:

  • Gestionar y desplegar el contenido de la red
  • Balanceo de carga entre servidores: enviar las peticiones específicas de contenido al mejor servidor en cada momento.
  • Aplicar técnicas de firewall en toda la red
  • Asegurar la fiabilidad y rendimiento de aplicaciones críticas como el comercio electrónico